La ONU decretó en diciembre de 2010 que el 30 de agosto fuera el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas ante el aumento de casos en el mundo.