Publicado sobre: Lun, Mar 8th, 2021

Agricultura y OIRSA inician inserción en el país de unidades caninas para detectar vegetales y carnes en equipajes de aeropuertos

Dos perros y sus manejadores inician este lunes la primera parte del plan del Ministerio de Agricultura y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) para el empleo de Unidades Caninas (capaces de detectar productos y subproductos derivados de plantas y animales) en los todos los aeropuertos del país.

Los perros detectan olores de frutas, semillas, cárnicos, derivados de la carne, lácteos y cualquier otro alimento (en equipajes o paquetes), que pudieran propiciar la entrada plagas y enfermedades.

Al encabezar la puesta en marcha del proyecto en el Aeropuerto Internacional de las Américas Dr. José Francisco Peña Gómez, el ministro de Agricultura Limber Cruz, indicó que la iniciativa forma parte de las medidas fitosanitarias dispuestas en puertos y aeropuertos para evitar la entrada al país de enfermedades como el hongo Fasarium T4T detectado en Colombia, que representa un peligro para las cosechas de plátano y banano a nivel mundial; y de la Peste Porcina Africana (PPA).

Los dos canes, Odrix y Seth, junto a sus manejadores, llegaron desde Guatemala y estarán trabajando por los próximos 10 días en la terminal aérea. Simultáneamente, el Ministerio de Agricultura, con el apoyo del OIRSA, ha iniciado las gestiones para la formación de los primeros binomios caninos para el país en el Centro Nacional de Adiestramiento y Desarrollo de la Unidad Canina (CENADUC) de México.

La representante del OIRSA, Ana Lucia Melo, explicó que la República Dominicana se convertirá en el octavo país de Centroamérica y el Caribe con unidades caninas, las cuales además del resto de los aeropuertos estarán disponibles en fronteras terrestres y puntos de control fronterizo interno del país.

“A través de la formación de binomios caninos, los países miembros del OIRSA buscan fortalecer los procesos de inspección de productos agropecuarios que pueden representar un riesgo fitozoosanitario para la región. En otros países de Centroamérica, la experiencia ha sido muy positiva pues ha permitido aumentar la cantidad de detección de productos”, indicó la representante.

Mas sobre el autor