Publicado sobre: Mie, May 1st, 2019

Paro por 24 horas y huelga de hambre ante la retirada de Petrobras de Uruguay

Tres trabajadores de Petrobras en Uruguay iniciaron este martes una huelga de hambre en el marco de un paro de 24 horas por la decisión de la firma brasileña de abandonar sus actividades en el país.

Tres empleados del sector gasífero de la compañía brasileña en Uruguay comenzaron una huelga de hambre respaldados por su sindicato, delante de la sede del Ministerio de Industria, en pleno centro de Montevideo, constató la AFP.

Mientras la empresa alega que su actividad en Uruguay es deficitaria, los trabajadores acusan a la firma de “abandonar la gestión responsable” del servicio de gas por cañería del cual Petrobras es concesionaria desde el año 2004.

El presidente del sindicato de los trabajadores del gas, Martín Guerra, dijo a la AFP que la firma ha reducido la plantilla laboral desde que inició actividades en Uruguay y ahora amenaza con casi 40 despidos, un 25% del total de empleados.
Los trabajadores alegan que el servicio no puede funcionar con menos brazos y aseguran que está en riesgo el abastecimiento de gas.

Los empleados quieren que se quite a Petrobras la concesión de la explotación comercial del gas, en el marco de un prolongado conflicto que tuvo su punto más caliente la semana pasada cuando tomaron el “control obrero” de instalaciones de la empresa en Montevideo.

Petrobras, sumida en el escándalo de corrupción conocido como “Lava Jato” en Brasil, anunció el viernes la venta de su red de gasolineras en Uruguay como parte de un proceso de reducción de activos para reposicionar su negocio.

En un comunicado emitido el lunes en Montevideo denunció por otra parte “hostilidad” de los trabajadores y sostuvo que no está dispuesta a “seguir acumulando perjuicios” en suelo uruguayo.

“Petrobras está decidida a no seguir acumulando perjuicios, sosteniendo concesiones de servicio público que tienen la ecuación económico-financiera quebrada por problemas estructurales, ajenos a su gestión y posibilidad de control”, sostuvo la firma que se encuentra en un arbitraje con el Estado uruguayo y que asegura que acumula pérdidas por 116 millones de dólares en 15 años.

“Esta decisión empresarial, tomada en un contexto de creciente hostilidad en contra de la empresa en el país, que culminó con un control obrero por el sindicato del gas a pesar de una prohibición judicial expresa, no es novedosa para el gobierno uruguayo. Petrobras la ha reiterado en las reuniones con las autoridades”, concluye.
Citado por el diario uruguayo El País, el ministro de Industria Guillermo Moncecchi señaló que hasta el pasado viernes la empresa no había planteado abandonar la concesión de distribución de gas.

La operación “Lava Jato” reveló la existencia de millonarios sobornos pagados por grandes constructoras a políticos y partidos para obtener contratos en la compañía petrolera en Brasil y en varios países de la región.

Mas sobre el autor