Publicado sobre: Mie, Abr 25th, 2018

México: Un rapero confiesa haber disuelto en ácido a los tres estudiantes de cine

El rapero Christian Omar Palma Gutierrez, conocido como QBA, confesó haber disuelto en ácido clorhídrico  los cuerpos de los tres estudiantes de cine desaparecidos y asesinados, informó la Fiscalía de Jalisco. Un caso que ha consternado a México ante la magnitud de la violencia que se vive en el país.

El cantante, quien tiene 122.662 suscriptores en Youtube y videos musicales con más de un millón de vistas, relató a las autoridades estatales que recibía 3.000 pesos semanales (157 dólares, aproximadamente) por desbaratar en ácido restos humanos, tras ser reclutado por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la organización de narcotraficantes más grande del país.

“Es el infierno el que me vio crecer”, dice el rapero QBA en su video más popular en redes sociales. “La mala vida nos rodea a todos”, agrega en otra de sus canciones con más visitas.

 

Dos detenidos hasta el momento

De acuerdo con la Fiscalía de Jalisco, Omar ‘N’, como aparece identificado en el expediente, confesó haber colaborado en la desaparición de los tres estudiantes de cine, Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco García Ávalos, quienes fueron desaparecidos el 19 de marzo, mientras hacían un trabajo escolar.

Concretamente, Omar ‘N’ confesó junto con Gerardo ‘N’ –otro de los detenidos pero de quien no ha trascendido más información– cómo se encargó del proceso químico para disolver los cadáveres.

Según las versión de las autoridades, los tres estudiantes de cine filmaban un proyecto escolar en casa de la tía de uno de ellos. La tía, quien estaba presuntamente vinculada a un caso de tráfico de personas, vivía en una finca ubicada a las afueras de Guadalajara, misma que habría sido utilizada por un cártel conocido como Nueva Plaza, antagonista del CJNG.

“Sin saberlo, los estudiantes estuvieron en un lugar de grave riesgo”, aseguró el fiscal del estado, Raúl Sánchez, quien agregó que los jóvenes eran vigilados por el CJNG.

Mas sobre el autor