Publicado sobre: Lun, Jun 3rd, 2019

Exembajador japonés mata a su hijo por temor a que imitase un apuñalamiento masivo

El exdiplomático asesinó a su hijo, de 44 años, a puñaladas. Asegura que lo hizo porque creía que “podría dañar a otros” y temía que imitase el ataque ocurrido días antes en Kawasaki.

Un exdiplomático y alto funcionario japonés mató a su hijo, de 44 años, por miedo a que su comportamiento lo llevara a “dañar a otros”, según ha alegado, temeroso de que este imitase el reciente ataque que dejó dos muertos y 17 heridos, la mayoría colegialas, en Kawasaki.

Hideaki Kumazawa, de 76 años, fue detenido por apuñalar repetidamente a su hijo Eiichiro en la casa que compartían. Kumazawa, ex alto cargo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Gestión Forestal y exembajador en la República Checa, explicó a los investigadores que actuó movido por el miedo tras conocer que el ataque de Kawasaki, al sur de Tokio, fue cometido por un hombre con tendencia al aislamiento social que después del ataque se suicidó.

“Pensaba que mi hijo podría dañar a otros”, explicó, según han revelado fuentes de la investigación a la agencia local Kyodo. Eiichiro “tendía a estar alejado de la vida social y mostraba un comportamiento violento” hacia sus padres, con los que actualmente convivía, según relató el exfuncionario.

Padre e hijo habían tenido una discusión horas antes, porque Eiichiro se había enfadado por el ruido procedente de una competición deportiva organizada en un colegio de primaria cercano. El suceso se produjo el sábado pasado y fue el propio Kumazawa quien llamó a la policía.

La víctima fue hallada tendida en la cama con más de una decena de puñaladas en el tórax y el abdomen. La policía halló en la vivienda una nota supuestamente escrita por el progenitor en la que relataba sus intenciones.

Eiichiro había estado viviendo solo en la capital nipona durante más de diez años, pero a finales de mayo se había trasladado, por iniciativa propia, a la casa de sus padres, situada en el barrio de Nerima, en el oeste de Tokio.

Mas sobre el autor