Publicado sobre: Mie, May 22nd, 2019

Dominicano acusado por asesinato de agente de la DNCD pide asilo en EEUU

El dominicano Cristian Wellington Aguasvivas, apresado en mayo de 2015 en Lawrence (Massachusetts), después de huir de la República Dominicana tras ser declarado como fugitivo de la justicia por el presunto asesinato del agente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), Lorenzo Ubrí Montero, está pidiendo asilo en Estados Unidos, alegando que de ser deportado será torturado y hasta eventualmente asesinado por policías corruptos de su país.

Aguasvivas, está acusado de ultimar de dos balazos en el pecho a Ubrí, durante un enfrentamiento en un supuesto punto de Drogas ubicado en el barrio Pueblo Nuevo del municipio Bani, en la provincia Peravia, durante un hecho ocurrido en mayo del 2013.

En ese entonces, durante la balacera, también resultaron heridos de gravedad el capitán Felipe de Jesús Jiménez García y al agente José Marino Henríquez Rodríguez, quienes acompañaban a Ubrí Montero en un operativo contra las drogas.

Según las autoridades dominicanas después del asesinato, Aguasvivas huyó de la República Dominicana y se escondía en Massachusetts, donde fue ubicado por la inteligencia de la Unidad Contra Fugitivos Violentos de la Policía Estatal, y capturado por policías locales y oficiales del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos (US Marshalls).

El mismo fue entregado a la Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que conocía de la orden internacional de captura solicitada a la INTERPOL por la Procuraduría General de la República (PGR), bajo los cargos de asesinato, intentos de asesinatos, posesión de armas y tráfico de drogas en Baní.

En ese sentido, se informó que Aguasvivas es apoyado por el capítulo de la Unión de Libertades Civiles de Rhode Island (UCLA), que el pasado lunes sometió una demanda en su nombre reclamando que se le conceda el asilo y se evite su deportación.

Actualmente el acusado de origen dominicano se encuentra detenido en el Centro de Detención de Wyatt, en la ciudad de Central Falls en Rhode Island, mientras espera su petición de asilo.

El reclamo de UCLA fue presentado en la Corte del Distrito de Rhode Island.

Aguasvivas, dijo que es víctima de la corrupción policial en su país, alegando que en 2013 cuatro hombres en un carro camuflado lo golpearon y lo obligaron a subir al automóvil, momentos en que el agente de la DNCD fue asesinado.

Agregó que logro escapar y  que después se enteró de que los hombres baleados, eran agentes de la DNCD, según los documentos de la corte.

También declaró que su hermano fue asesinado por la policía, en venganza por la muerte de Ubrí Montero.

Las autoridades dominicanas solicitaron a Estados Unidos, a través del Departamento de Justicia, la extradición de Aguasvivas para que responda en su país por los cargos.

El BIA tomó su decisión basado en un tratado internacional conocido como la Convención contra la Tortura, que prohíbe la devolución de cualquier persona a un país donde él o ella se enfrentarían a la tortura o la muerte.

La ACLU, en su demanda, afirma que Aguasvivas tiene derecho a aparecer en la corte federal para cuestionar la validez de su detención por el Gobierno federal.

“Si los valores estadounidenses fundamentales deben ser respetados, la posición del Gobierno en este caso debe ser rechazada firmemente”, dijo el director ejecutivo de ACLU en Rhode Island Steven Brown.

“Es esencial para un sistema judicial independiente que tiene un papel en la evaluación de las reclamaciones como las del señor Aguasvivas, con el fin de prevenir facilitar la tortura de una persona que ha buscado asilo aquí”, añadió el activista que es abogado especialista en derechos civiles y constitucionales.

Mas sobre el autor