Publicado sobre: Lun, Sep 9th, 2019

Confirmadas en EE UU tres nuevas muertes de fumadores de cigarrillo electrónico en un solo día

Son cinco los casos registrados; la jefa del grupo de investigación que analiza el aumento de enfermedades pulmonares en vapeadores recomienda dejar de usar estos dispositivos

Autoridades sanitarias de los Estados Unidos han registrado este viernes tres nuevas muertes por enfermedad pulmonar de fumadores de cigarrillo electrónico.

El primero de los casos ha sido anunciado por las autoridades sanitarias del Estado de Indiana, que han confirmado el fallecimiento de una persona por daños pulmonares graves.

Horas después, el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles ha hecho pública otra en California, a la que se le sumaría otra en Minnesota. Se trata del tercer, cuarto y quinto caso reconocidos en EE UU de muerte de vapeadores, tras otros dos registrados en Illinois, el pasado abril, y en Oregón. No se ha revelado detalles de los pacientes.

 

Al tiempo que se anunciaban las tres muertes, las autoridades sanitarias en Estados Unidos han elevado a 450 los posibles casos de personas que sufren problemas pulmonares graves. Las autoridades sanitarias de Los Ángeles hablan de 12 casos solo en el condado en el que está la ciudad. Hay 33 Estados que están en proceso de investigar esta cascada, y urgen a los consumidores a que se dejen de utilizar dispositivos hasta que se tenga claro el origen de las enfermedades, que podría estar vinculado a un compuesto químico contaminado.

Hace dos semanas ya se informó que los hospitales en 16 estados habían recibido en los últimos dos meses pacientes que sufrían graves problemas respiratorios. Se habló de más de 150 casos, en su mayoría de jóvenes que usan vaporizadores de nicotina o un compuesto psicotrópico de la marihuana. El Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) inició en ese momento una investigación para tratar de entender la causa.

La semana pasada, los casos posibles subieron a 215 en 25 Estados. La CDC está trabajando ahora en colaboración estrecha con la agencia del medicamento (FDA) y los departamentos de salud de los estados para identificar qué productos podrían estar afectados y acelerar las pruebas en los laboratorios, ya que no está clara la causa definitiva de las afecciones pulmonares no si están vinculadas.

La primera línea de investigación se concentra en recargas de marihuana vendidas en el mercado negro. Las autoridades sanitarias en Nueva York indicaron en este sentido que podría tratarse de un aditivo contaminado que contiene vitamina E como causa de las enfermedades.

Pero aunque la CDC y los departamentos de salud estatales reportan un incremento de los casos de productos que contienen el psicotrópico tetrahidrocannabinol (THC), no confirman que sea una sola sustancia la que esté involucrada pese a que el compuesto químico es en este momento la pieza clave de la investigación. “No sabemos que sustancias son dañinas”, insiste Kris Box, responsable de salud pública en Indiana, al tiempo que invitaba a no consumir estos productos.

“Hay que tener en cuenta que cuando se usa estos dispositivos con otros productos químicos”, advierte, “no se sabe todo lo que se inhala y el daño que estas sustancias puede causar”. La unidad dedicada a productos de tabaco en la agencia del medicamento de EE UU informa que hasta el momento recibió más de 120 muestras de una amplia gama de sustancias químicas, incluido el aditivo con la vitamina E.

Los pacientes que fueron hospitalizados mostraban dificultad para respirar y un fuerte dolor en el pecho. En algunos casos mostraron otros síntomas como vómitos, diarrea, fiebre y fatiga. “Mientras sigue la investigación”, advierte Dana Meaney-Delman desde la CDC, “aconsejamos a los individuos a que consideren no utilizar cigarrillos electrónicos porque en este momento es la mejor vía de prevención”. Algunos de los pacientes usaron vapeadores de nicotina.

El Congreso de EE UU, por su parte, también está investigando a las principales compañía que fabrican y comercializan de dispositivos electrónicos para el vapeo, por el impacto que estos productos puede tener en la salud pública. Preocupa especialmente el uso que hacen de estos dispositivos los adolescentes. También está bajo lupa la FDA, que empezó a supervisar la venta del cigarrillo electrónico hace tres años.

El acetato de vitamina E puede ser una sustancia dañina cuando se inhala. Parece un aceite. Pero como señalan las autoridades, se venden multitud de productos, por eso la recomendación de cautela es generalizada. “Mientras vayamos teniendo más información”, explica la responsable de la CDC al frente de la investigación, “podremos ir especificando los productos de cigarrillo electrónicos afectados”.

Todos los pacientes diagnosticados muestran un tipo de neumonía que suele producirse cuando moléculas de grasa o aceites entran en los pulmones, provocando la infección. Algunos de los pacientes tratados tuvieron que ser ingresados en unidades de cuidados intensivos y recibieron ayuda para respirar. Los expertos en cuestiones pulmonares llevan tiempo advirtiendo que las recargas que se compran en la calle plantean un riesgo, porque pueden estar contaminadas.

Los legisladores en Washington, por su parte, cuestionan tanto a los fabricantes de los dispositivos como a los reguladores por la poco información que tienen los consumidores sobre los riesgos asociados a estos productos alternativos al tabaco tradicional y que se presentan como una opción más saludable a los cigarrillos. Juul es la compañía que lidera de lejos este mercado. Su uso creció de manera vertiginosa durante los últimos años entre los adolescentes.

Con el aumento de los ingresos de vapeadores por enfermedad pulmonar en los últimos meses, médicos y responsables de salud pública han ido analizando los casos en la prestigiosa revista científica New England Journal of Medicine, en la que definen como «preocupante» la tendencia registrada. La causa última de las enfermedades de los vapeadores sigue siendo desconocida, pero la revista alerta en su editorial de una epidemia. Así lo afirma David C. Christiani, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, que ha publicado este viernes: «Aunque sea necesario investigar más para determinar qué agente o agentes del vapeo son responsables, con toda claridad hay una epidemia que clama por una respuesta urgente».

Sin identificar un causa concreta, Christiani recoge en su artículo que los fluidos que llevan los cigarrillos electrónicos contienen «al menos seis grupos de componentes potencialmente tóxicos». Entre ellos, nicotina, bencina o tolueno. También apunta que dos saborizantes están relacionados con posibles modificaciones genéticas.

Mas sobre el autor