Publicado sobre: Mar, Nov 6th, 2018

Advierten que el consumo de bebidas energéticas ocasiona serios daños en los vasos sanguíneos

El consumo de bebidas energéticas puede aumentar el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares, según los resultados previos de un estudio publicado esta semana en la página web de la Asociación Estadounidense del Corazón.

Según el estudio, realizado por un equipo de investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, las bebidas energéticas comprimen los vasos sanguíneos, restringiendo así el flujo de sangre a los órganos vitales.

En la investigación se realizó el ultrasonido del endotelio –un tejido que cubre la zona interna de los vasos sanguíneos– de 44 estudiantes “sanos” y no fumadores. Este análisis se realizó antes de que los participantes tomaran una bebida energética de 0,7 litros y 90 minutos después de haberlo hecho.

Los resultados mostraron que el diámetro interno de los vasos sanguíneos, en promedio, se había reducido a casi la mitad tras la ingesta, lo que sugiere un deterioro agudo en la función vascular. Los autores de la investigación consideran que ese efecto negativo en el endotelio puede estar relacionado con la combinación de ingredientes que contiene una bebida energética, como la cafeína, la taurina y el azúcar, entre otros.

 

Más trabajo para el corazón con menos oxígeno

Muchas personas, incluidos niños, consumen bebidas energéticas mientras realizan ejercicios, sin prestar atención a que la función arterial se encuentra en su punto máximo cuando se ejercitan, dijo el doctor John Higgins, autor principal del estudio.

El ejercicio y los deportes requieren un flujo sanguíneo máximo para que el oxígeno pueda llegar a las células rápidamente. Pero las bebidas energéticas reducen el diámetro de los vasos sanguíneos y restringen el flujo de la sangre y el suministro de oxígeno, agregó.

Esto representa “más trabajo para el corazón y menos suministro de oxígeno” para este órgano vital, lo que podría explicar por qué se han dado casos en el que los niños han sufrido un paro cardíaco después de consumir una bebida energética, aclaró Higgins.

 

Actualidad RT 

Mas sobre el autor