Publicado sobre: Lun, Jul 8th, 2019

El 90% de la población no puede costear la atención psiquiátrica privada

Las políticas en materia de salud mental que están a favor de la eliminación de “manicomios” para convertir los servicios en centros de intervención en crisis o rehabilitación, han permitido una mayor vinculación entre la familia y el paciente, pero al mismo tiempo han generado “un gran dolor de cabeza” a quienes no pueden garantizar su cuido y protección en el núcleo familiar en el país.

Esto agravado por la inexistencia actualmente en el país de residencias estatales de mediana y larga estadía de salud mental, luego de que el emblemático hospital psiquiátrico Padre Billini fuera convertido en el Centro de Rehabilitación Psicosocial con requisitos muy específicos de admisión.

Esta carencia ha dado pie a la proliferación de servicios privados denominados “casas o viviendas tuteladas”, cuyos costos, en la mayoría de los casos son inalcanzables para el 90% de la población nacional.

Un mes ocupando algunos de estos hogares de mediana y larga estadía  puede llegar a costar hasta el medio millón de pesos, dependiendo de la comodidad  y el paquete de servicios que ofrezca, mientras que el precio mínimo de atención ronda los 30 mil pesos mensuales, en habitaciones compartidas de dos y tres pacientes.

El costo estimado de la mayoría de las casas tuteladas privadas,  para pacientes con distintas condiciones mentales ronda los 45 mil pesos mensuales, pero va aumentando dependiendo de los servicios que incluye, encontrándose alojamientos con montos de 60 mil; 100 mil; 150 mil y 200 mil pesos, pudiendo llegar hasta los 500 mil, de acuerdo con especialistas consultados.

Mas sobre el autor